viernes, 11 de abril de 2014

Artículo: La Operación Fischfang

Traducido con permiso expreso de FoW
Título original: Operation Fischfang
Autor: Ken Camel
Enlace original: www.flamesofwar.com
Traducción: Marcos García (Kushtar)

Los tumultuosos primeros días tras los desembarcos aliados en Anzio hicieron reaccionar a los alemanes bajo el mando del Feldmarschall Kesselring con una bien planificada estrategia defensiva. Aunque con cierta improvisación, debido a la ubicación dispersa de las menguantes reservas germanas, el ya operativo 14º Ejército empezó a acumular fuerzas apenas tres días después del desembarco.

La respuesta de Hitler a esta invasión tenía buena pinta sobre el papel y la capacidad casi sobrehumana de los alemanes para rapiñar cualquier tropa, vehículo o pertrecho utilizable fue una vez más asombrosa. Llegaron de todo el continente italiano unidades con blindados pesados e infantería veterana, reforzando al instante las filas del 14º Ejército. Desde la Guarida del Lobo, el cuartel general de Hitler, la balanza se inclinaba claramente del lado alemán.


Los números estaban a su favor y sus tanques pesados superaban con mucho a cualquier cosa que los aliados pudiesen desplegar sobre el campo de batalla. Un ataque rápido contra las divisiones de infantería americanas e inglesas en las playas era una apuesta sobre seguro, un éxito rotundo que eliminaría la cabeza de playa aliada y que sería un empujón de moral muy bien recibido entre las tropas para empezar 1944 con buen pie. Así nació la Operación Fischfang, el contraataque alemán para recuperar Anzio.


Pero, porque siempre hay un pero, el mal tiempo y sus efectos desastrosos sobre el terreno, así como la supremacía aliada en artillería y apoyo aéreo, se combinaron para igualar las tornas frente a los planes de victoria rápida de los alemanes. El invierno italiano afectó al terreno llano de la zona hasta convertirlo en una ciénaga embarrada; las pocas carreteras que el gobierno de Mussolini había construido en la zona se convirtieron en embudos que canalizaban todo el movimiento de blindados, ya que atravesar campo abierto demostró ser una tarea casi imposible.

Dos divisiones de Granaderos, dos divisiones de Granaderos Panzer y una división Panzer fueron designadas para atravesar las líneas aliadas y partir su cabeza de playa en dos. Además, se enviaron varios regimientos y batallones independientes de infantería motorizada, Panteras, Tigres y Elephant en apoyo al contraataque principal para darle la pegada necesaria para eliminar cualquier resistencia. 


Frente a todo ello había dos divisiones de infantería, una británica y otra norteamericana, apoyadas por un batallón independiente de tanques y otro de cazacarros. Los combates librados hasta entonces habían mermado las fuerzas de las divisiones aliadas, mientras que las tropas germanas designadas para el asalto habían recibido refuerzos de regimientos de infantería adicionales. También había disponible cierto apoyo aéreo de la Luftwaffe para eliminar de los cielos las molestas avionetas de Observación Aérea y reducir el impacto del apoyo artillero aliado disponible.

Todo hacía presagiar que sería una operación fácil con la que recuperar el prestigio perdido y ponerles a los aliados un ojo morado. La ofensiva empezó bien con la toma de "La factoría", el edificio principal de un programa italiano de cooperativas agrarias en la carretera de Roma a Anzio. Esto hizo retroceder a los ya castigados británicos de la 1ª División hacia las playas de Anzio. La siguiente fase era el asalto del regimiento de élite Lehr, junto con la 715ª División de Infantería Motorizada reforzada por un regimiento de Granaderos Panzer, con la intención de hacer un boquete en la 45ª División de Infantería norteamericana que cubría la única carretera de acceso a Anzio.


Los veteranos de la 3ª División Panzergrenadier y la 26ª División Panzer, equipada con un batallón de nuevos tanques Pantera, un batallón de Tigres y un batallón de cazacarros pesados Elephant, estaban a la espera para ampliar y explotar cualquier brecha que se abriese. El plan estaba en marcha. El Regimiento Lehr lideraría el ataque para maximizar el efecto propagandístico de la victoria.

Sin embargo, los primeros informes de los combates no fueron tan halagüeños. El Regimiento Lehr sufrió grandes bajas y perdió a casi todos sus oficiales durante el primer ataque, por lo que tuvo que retirarse con presteza de primera línea. La 715ª División de Infantería consiguió hincar el diente en las posiciones de la 45ª División norteamericana, pero también a un precio terrible. La artillería y aviación aliadas estaban diezmando a las tropas alemanas que avanzaban hacia la playa, causándoles casi un 70% de sus bajas en combate. Aún así, el asalto germano continuó con la aparición de la 362ª División de Infantería.


Las bajas aumentaron en ambos bandos. La línea defensiva aliada era cada vez más tenue, pero las bajas germanas eran tan elevadas que la infantería había detenido casi por completo su avance. Las estrechas carreteras y los campos embarrados hacían que los poderosos blindados alemanes tuviesen que permanecer siempre sobre el pavimento, lo cual permitió a los aliados concentrar su fuego artillero con gran eficacia. Aún así, a pesar de sus bajas atroces, los alemanes alcanzaron la última línea defensiva aliada.

La defensa  de los aliados se resquebrajaba. Todo hombre capaz de sostener un rifle fue enviado a primera línea. Sólo la implacable artillería se interponía entre los blindados alemanes y la playa de Anzio cuando empezó el último asalto. La orden desesperada de usar los obuses de artillería en fuego directo contra los blindados germanos resultó devastadora, frenó el ataque en seco y evitó la captura de la cabeza de playa.

El contraataque de la Operación Fischfang había fallado y la playa estaba a salvo. Ambos bandos habían sufrido tal cantidad de bajas que no pudieron hacer otra cosa que atrincherarse en posiciones defensivas. Ahora todo dependía de qué bando iba a poder recibir refuerzos con más rapidez, carrera que ganaron los aliados gracias a su superioridad aérea y artillera para proteger los desembarcos de tropas posteriores. Pero ambos contendientes habían quedado tan agotados que la batalla final por Anzio iba a posponerse aún hasta la Operación Búfalo, en mayo de 1944.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada