viernes, 6 de diciembre de 2013

Artículo: Ortona - La batalla de Casa Berardi

Traducido con permiso expreso de FoW
Título original: Ortona  ~ Casa Berardi
Autor: Richard Chambers
Enlace original: www.flamesofwar.com
Traducción: Marcos García (Kushtar)

Antecedentes


Tras apuntalar su cabeza de puente en el río Moro, la 1ª División de Infantería canadiense tomó el pequeño villorrio de San Leonardo. Su siguiente objetivo era un cruce de carreteras en la carretera nacional Ortona-Orsogna. El cruce "Sidra", como fue bautizado en clave, sólo estaba a una milla y media de San Leonardo, pero los canadienses tendrían que pelear durante 10 días para llegar a él.

Buena parte de la culpa de este retraso la tuvo un rasgo de terreno insignificante en los mapas, que pronto sería bautizado como "La Quebrada", donde la 90ª División de Granaderos Panzer se había atrincherado en sus laderas haciendo que el apoyo artillero canadiense fuese casi inservible.

El general Vokes lanzó una serie de ataques frontales aislados contra las líneas alemanas en la zona, pero los granaderos estaban bien apoyados por artillería, morteros y ametralladoras pesadas, por lo que pudieron repeler todos los asaltos.

Se necesitaba un curso de acción diferente y en la noche del 11 al 12 de diciembre de 1943 la 3ª Brigada de Infantería canadiense trató de flanquear la peor sección de la Quebrada y llegar al cruce "Sidra". Si eran capaces de lograrlo, dejarían expuesto el flanco alemán, controlarían la carretera principal hacia Ortona y harían que la posición de los granaderos fuese indefendible.

Los regimientos Nueva Escocia Occidental y Carleton y York no lograron llegar al punto establecido en la carretera y en las siguientes 48 horas se vieron involucrados en duros combates con las tropas alemanas, obligados a repeler a la desesperada numerosos contraataques salvajes del enemigo. Ambos bandos sufrieron cuantiosas bajas y los regimientos canadienses quedaron tan mermados que tuvieron que abandonar toda idea de proseguir las operaciones ofensivas.


El 14 de diciembre el 22º Regimiento Real (los Van Doos) reanudaron el avance con la Compañía C en el flanco izquierdo y la Compañía D en el derecho. 

Los Van Doos eran el único regimiento integrado totalmente por francófonos canadienses de toda la división y creían que tenían cierta reputación que defender. Debían avanzar hasta un estrecho sendero que rodeaba la Quebrada por el flanco derecho, hasta la ansiada carretera de Ortona a Orsogna. Desde allí cruzarían la pequeña hacienda llamada Casa Berardi y tomarían el cruce "Sidra". El ataque estaría apoyado por el Escuadrón C del 11º Regimiento Blindado canadiense, los Ontario Tanks, así como una barrera artillera del Cuerpo de Ejército.

Cuando las dos compañías llegaron al punto de partida de la operación quedaron de inmediato bajo el fuego de morteros pesados y ametralladoras. Varios Panzer III y IV alemanes salieron al encuentro de los Van Doos, que corrieron a buscar cobertura entre las plantaciones de olivos y viñedos. Mientras los Sherman que debían darles apoyo sufrían para ascender las embarradas pendientes, los soldados canadienses con sus antitanque PIAT empezaron a emboscar a los blindados germanos. Un sargento del 13er Pelotón destruyó un Panzer IV Especial (NdT: los aliados llamaban "Mark IV Special" al Panzer IV de cañón largo, al que se habían encontrado por primera vez en el Norte de África a mediados de 1942), cuyas piezas se recuperaron tras la batalla repartidas por una amplia zona.

Espoleados por este acto de valor, los Van Doos se lanzaron al estrecho sendero que ascendía por el flanco de la Quebrada y giraron al noreste, hacia Casa Berardi. Pero la Compañía C, sin saberlo, se había quedado sola en el frente, ya que la Compañía D se había desorientado durante el combate y avanzaba en dirección equivocada, trabándose en combate con los alemanes según iba topándose con ellos. 


Los canadienses estaban a menos de 2 kilómetros de la granja, en una zona descrita como "un baldío de árboles sin ramas, casas quemadas, animales muertos y muros derruidos". Apoyados por fin por los rezagados Sherman, los Van Doos avanzaron por la carretera bajo un fuego enemigo muy intenso. El comandante de la compañía, el capitán Paul Triquet espoleó a sus hombres diciéndoles: "Hay enemigos delante, detrás y a nuestros lados, así que sólo hay un lugar seguro al que ir: nuestro objetivo". Los tanques canadienses descubrieron y destruyeron dos panzer alemanes más, y entonces, a unos 500 metros de la granja Berardi, quedaron expuestos a una barrera artillera devastadora.

Aún así se las arreglaron para llegar a Casa Berardi e incluso trataron de seguir avanzando hasta el cruce de carreteras, pero las bajas de la Compañía C eran tan desoladoras que al capitán Triquet no le quedó más opción que atrincherarse en la casa. De una compañía de 81 hombres, sólo quedaban 14 soldados para cumplir esta orden. El escuadrón de tanques estaba igualmente vapuleado y contaba con cuatro Sherman. Se estableció un perímetro defensivo circular, con la infantería repartida por él y un tanque apuntando en cada dirección cardinal de la casa, esperando lo inevitable.

Sorprendentemente, durante la noche las tres compañías restantes del 22º Regimiento Real lograron cruzar las líneas alemanas y unirse a los defensores de la granja, donde junto con la Compañía C empezaron a hacer planes para proseguir el ataque por la mañana..


No obstante, el segundo intento de los Van Doos por tomar el cruce acabó en un desastre casi completo cuando la Compañía B fue alcanzada por su propio fuego artillero de apoyo, creando una confusión total que los alemanes aprovecharon para desplazarse a posiciones mejores desde las que obstaculizar el avance canadiense. La artillería germana también se unió al castigo y terminó de diezmar a la Compañía B.

La Compañía D se vio atrapada en un fuego cruzado de gran intensidad y tuvo que replegarse de vuelta a la granja, que a estas horas estaba siendo sometida a un bombardeo incesante.

Sin que los canadienses lo supiesen, durante la noche del 14 al 15 de diciembre los restos de la agotada 90ª División de Granaderos Panzer había sido reemplazada por elementos de la 1ª Divisíon de Fallschirmjäger. En la zona de Casa Berardi estaba el III Batallón del 3er Regimiento Paracaidista.

A las 15:15 horas los Fallschirmjäger se lanzaron al asalto con ayuda de los Panzer Grenadier que aún estaban en la zona. Había dado comienzo la batalla por Ortona. 

3ª Brigada de Infantería canadiense
22º Regimento Real

Pelotón de Cuartel General
CG de la Compañía ... 30 pts
Paul Triquet (Guerrero) ... 50 pts

Pelotones de Combate
Pelotón de fusileros con 3 escuadrones
Incluidos morteros ligeros y equipos de PIAT ... 190 pts
Pelotón de fusileros con 3 escuadrones
Incluidos morteros ligeros y equipos de PIAT ... 190 pts
Pelotón de fusileros con 3 escuadrones
Incluidos morteros ligeros y equipos de PIAT ... 190 pts

Pelotones de Armas
Pelotón de fusileros con 3 escuadrones
Incluidos morteros ligeros y equipos de PIAT ... 190 pts

Pelotones de Apoyo
Pelotón de Blindados Pesados
Escuadrón ‘C’, Regimiento Ontario
4 Sherman V, 105 AAMG ... 605 pts
Batería de Campaña, Royal Canadian Horse Artillery
2 Baterías de Infantería con 4 secciones de cañones ... 465 pts

Total  ... 1780 pts


Capitán Paul Triquet

Características
El capitán Triquet es un equipo de Infantería, Guerrero y equipo de Cuartel de Mando de Compañía con una valoración Confiado Entrenado.

Triquet está armado con un subfusil Thompson y granadas de mano No. 36M “Mills Bomb”. Tiene alcance 4”/10cm, ROF 3 (tanto si mueve como si no), Antitanque 2 y Potencia de fuego 6.

Puede unirse a cualquier Compañía de Fusileros "Van Doos" por un coste de 50 puntos. Se convertirá en el equipo de Mando de la Compañía, reemplazando a cualquiera existente.

Reglas especiales

Ils ne passeront pas: para mantener la moral de sus hombres durante el asedio de Casa Berardi, Triquet citó las famosas palabras del general Henri Petain en Verdún: “¡No pasarán!”.

Triquet y cualquier pelotón al que se una superarán todos los chequeos de Motivación con un resultado de 2+

Centraos en el objetivo: a medida que la Compañía C avanzaba hacia Casa Berardi, se vio sometida a un intenso fuego de morteros y ametralladoras. Hubo muchas bajas y Triquet se dio cuenta de que el ataque estaba a punto de fracasar. Se volvió y dijo a sus hombres: "Hay enemigos delante, detrás y a nuestros lados, así que sólo hay un lugar seguro al que ir: nuestro objetivo", tras lo cual todos se apresuraron a seguirlo hasta la hacienda.

Triquet y cualquier pelotón al que se una podrá intentar mover de nuevo tras su fase de Movimiento, después de resolver todos los demás movimientos. Tira un dado. Con un resultado de 4+ el pelotón podrá mover otros 4”/10 cm adicionales. Se aplicarán todas las reglas habituales a este movimiento, y el pelotón podrá disparar de la forma habitual tras completarlo.

¡No saben disparar! ¡No os preocupéis, vamos!: cuando la Compañía C inició su ataque contaba con 81 hombres. Al final de la operación sólo quedaban 14 Van Doos, pero milagrosamente Triquet no había sufrido ni un rasguño.

Si el capitán Triquet resulta eliminado por el fuego enemigo o en un asalto, tira un dado. Con un resultado de 5+ conservará su buena suerte y logrará sobrevivir. Con cualquier otro resultado, habrá sido alcanzado y contará como Destruido.

El capitán Paul Triquet nació el 2 de abril de 1910 en Cabano, Quebec, en el seno de una familia francesa con larga tradición militar. Durante su infancia se familiarizó con la historia militar francesa e intentó alistarse a los 16 años sin suerte, pero un año más tarde sí lo logró, tras decirle al oficial de reclutamiento que tenía 19.

Triquet entró en el 22º Regimiento Real (los Van Doos) como soldado raso y al estallar la II Guerra Mundial era sargento mayor. Cuando los Van Doos llegaron a Inglaterra fue recomendado para un ascenso a oficial.



En la batalla de Ortona Triquet estaba al mando de la Compañía C de los Van Doos. Por sus acciones en la batalla de la Casa Berardi se le concedió la Cruz de la Victoria, siendo el primer canadiense en recibirla en la campaña italiana. Su recomendación decía:

“A lo largo de todo este enfrentamiento el capitán Triquet mostró un valor soberbio y gran confianza. Allá donde la acción era más intensa se le pudo ver gritando palabras de ánimo a sus hombres y organizando la defensa del lugar. Su desprecio por el peligro, su espíritu y su devoción por el deber fueron una inspiración para todos sus soldados. Su habilidad táctica y liderazgo les permitieron, si bien reducidos a un mero puñado por las bajas, proseguir su avance frente a una fuerte resistencia y conservar sus conquistas contra un contraataque en firme. Fue gracias a él que se capturó Casa Berardi y se abrió el camino al vital cruce de carreteras de Ortona.”

III Batallón, 3er Rgimiento de Fallschirmjäger
Elementos dispersos de la 90ª División de Granaderos Panzer

Pelotón de Cuartel General
CG de la Compañía ... 55 pts
2 equipos de mando con Panzerknacker y SMG ... 10 pts

Pelotones de Combate
Pelotón de Fallschirmjäger con 3 escuadrones
Equipo de mando con Panzerknacker y SMG ... 285 pts
Pelotón de Fallschirmjäger con 2 escuadrones
Equipo de mando con Panzerknacker y SMG ... 200 pts

Pelotones de Armas
Pelotón de ametralladoras
3 equipos de Ametralladoras Pesadas ... 145 pts

Pelotones de Apoyo
Pelotón Panzer, 190º Panzerabteilung
3 Panzer IV G (tardío), 1 Panzer III N ... 640 pts
Pelotón de Granaderos Panzer Motorizado
2 Escuadrones de Panzergrenadier
Equipo de mando con Panzerknacker y SMG ... 165 pts

Total  ... 1500 pts

ESCENARIO
Casa Berardi, 15 de diciembre de 1943
Es un escenario de Caldero (The Cauldron). Los canadienses defienden y los alemanes atacan. El borde alemán del tablero es el noreste.

Si miráis al mapa mal dibujado que hay a continuación, Casa Berardi sería la gran hacienda que hay en el centro del tablero, con otros edificios más pequeños a su alrededor. Esta es la zona que deben defender los canadienses. Los demás edificios de la mesa estarán en ruinas, ya que densas barreras artilleras han estado cayendo por toda la zona en los últimos días. El pozo debería estar fuera de la zona de despliegue canadiense, ya que no fueron capaces de coger agua de él durante toda la batalla. 


Este hecho, junto con el mal tiempo, había convertido todo el terreno de juego de la mesa en un espeso barro. Usa las reglas de terreno de Barro del reglamento de Flames of War. Los tanques de ambos bandos deberían limitarse a usar carreteras y caminos, como así solían hacerlo en la realidad.

El terreno despejado que ves en el mapa estaba compuesto por viñedos y olivares dispersos según el gusto de los jugadores, y debería proporcionar una cantidad de cobertura razonable a ambos bandos. Las reglas de terreno para Olivares y Viñedos también están en el capítulo correspondiente de Flames of War. Los vehículos y tanques abandonados o quemados también deberían estar representados en el tablero de juego y proporcionar cobertura.

El jugador canadiense debe empezar la partida con un Pelotón de Fusileros grande y otro pequeño sobre la mesa, así como el Pelotón de Shermans. Los equipos de observación de la Batería de Artillería también despliegan sobre la mesa, pero sin vehículos. Cuando estén disponibles las Reservas la artillería no tendrá que desplegar sobre el tablero, sino que podrá disparar desde fuera como se explica en las reglas Al Otro Lado del Volga, en el reglamento de Flames Of War.

Los Granaderos Panzer motorizados alemanes no tendrán transportes en esta partida.


Conclusión
La acción empezó a las 15:15 y terminó apenas 30 minutos después con el repliegue de los alemanes. Un observador de la Royal Canadian Horse Artillery estaba en el tejado de Casa Berardi y tenía una panorámica perfecta del avance alemán. En un periodo de tiempo de quince minutos durante el combate, la Royal Canadian Horse Artillery lanzó 1.500 proyectiles sobre los Fallschirmjäger.

A pesar de esta descarga inclemente, en medio de la cual la granja permanecía en calma, el ataque no se detuvo. Al acabar el enfrentamiento ambos bandos habían sufrido cuantiosas bajas y los alemanes se retiraron dejando tras de sí numerosos muertos y un Panzer IV destruido.

Las cuatro compañías de los Van Doos habían quedado reducidas a un total combinado de 79 hombres, menos de lo que sería una compañía completa, para defender el perímetro de la granja.

Allí permanecerían las siguientes 48 horas, reforzados por un tanque que pudieron reparar y una compañía adicional compuesta por cocineros, personal de intendencia y mecánicos. Los canadienses habían ganado su primer encuentro con los paracaidistas alemanes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada